Noticias

 
En enero de 2013 la anterior empresa que gestionó el Hotel Balneario inició un procedimiento para reclamar a Urduñederra y al Ayuntamiento una cantidad cercana a un millón de euros por considerar que la explotación de la Aduana le había causado daños y perjuicios, además del lucro cesante debido a los diferentes cierres que el establecimiento sufrió por causa de la legionella.
 
Urduñederra fue condenada a pagar un importe cercano a 75.000 € correspondiente a la eliminación de anillos y uniones ramales de ACS y retorno y a la colocación de unos sumideros en las salidas de aire en el suelo en la zona de aguas termales, cantidad que además de ser insignificante frente a las pretensiones iniciales, en ningún caso tendrá que abonar debido a la deuda del grupo Aisia. La demanda contra el Ayuntamiento fue desestimada, condenándose a la empresa explotadora al pago de las costas procesales.
 
La gestión del Grupo Aisia, comandada por Ana Montenegro y refrendada posteriormente por los administradores concursales Asís Garteiz, Eladio Sánchez y Felix Mercado, ha dejado a su paso por Orduña una deuda de 246.959,45€ por el impago del alquiler mensual del edificio y diferentes cargas que han supuesto la destrucción de numerosos puestos de trabajo. Además, se retrasó sin motivo durante 6 meses la entrega del edificio, que se recibió finalmente el 2 de julio de 2015. Las instalaciones del Hotel de cuatro estrellas se devolvieron en un estado lamentable tanto por la situación de las mismas, que evidenciaban el abandono y la dejadez en la gestión, y un estado de suciedad extrema del edificio.
 
La licitación para la gestión del Hotel Balneario la Aduana se publicará la semana que viene. El consistorio espera dar inicio a una nueva gestión para poner en marcha el Hotel Balneario La Aduana en el año 2017.