Noticias

 
Desde que los disturbios de Stonewall (Nueva York, 1969), marcaron el inicio de la reivindicación y exigencia de derechos para la comunidad homosexual, la insistencia de lesbianas, homosexuales, transexuales y transgénero se ha materializado a lo largo y ancho del Planeta en la defensa del derecho a una vida digna y a una ciudadanía plena que pasa, inexorablemente, por el derecho al respeto de la diversidad sexual.
Cuatro décadas han pasado desde entonces y no cabe duda de que en nuestra sociedad, significativos avances logrados gracias al tesón reivindicativo del Movimiento LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) nos sitúan en una equiparación de derechos hasta hace poco inimaginable. Pese a ello la reivindicación de sus derechos como parte inalienable de los Derechos Humanos tiene aún vigencia.
Consideramos que invisibilizar la orientación e identidad de las personas no heterosexuales es un acto de violencia, y que debemos trabajar en la creación de un marco de visibilidad, no discriminación y de inclusión educativa que promueva un clima de convivencia basado en el respeto, el ejercicio de los derechos humanos, y los principios democráticos que permiten establecer relaciones igualitarias desde el reconocimiento enriquecedor de todas las diversidades sexuales.
Pero no toda la sociedad responde igual. Todavía persisten comportamientos intolerantes que reaccionan con insultos, vejaciones e, incluso, agresiones ante personas que libre y legítimamente viven su orientación sexual.
Esto nos indica que hay que seguir apostando por un cambio de mentalidades que respete la libertad de los y las demás y que haga posible el efectivo reconocimiento y respeto hacia todas y cada una de las formas de vivir y expresar la sexualidad y el género. Así y desde la responsabilidad pública, manifestamos nuestro compromiso:
1. A favor de una educación afectivo-sexual en consonancia con los tiempos, que sepa integrar sin conflicto los modelos de feminidad y masculinidad no homogéneos.
2. Por incorporar el derecho al ejercicio de la libertad sexual en el desarrollo de la acción pública e institucional, y
3. Por fomentar una sociedad abierta y tolerante que condene y reaccione enérgicamente ante cualquier expresión de discriminación, incluida la vulneración del derecho a la libertad sexual.
Por todo ello, el Ayuntamiento de Orduña en este 28 de Junio quiere reiterar su más firme rechazo a la conculcación de los derechos de la comunidad LGTB que se pone de manifiesto con cualquier actitud o comportamiento de discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género.