Noticias

 

Hoy se dará comienzo al estudio de campo del plan de riesgo para estudiar el estado de los los árboles de Orduña. Entre otras cuestiones, el equipo de la empresa Doctor Árbol examinará los condicionantes de viento del municipio para poder analizar los defectos de los ejemplares.

Primeramente, se observará el lenguaje visual del árbol, lo que se denomina VTA, Visual Tree Assesment. Por medio de ese método, se detectan defectos o podredumbres que se confirman después en el diagnóstico de hongos, de pudrición o de defectos de cavidades, que se lleva a cabo mediante resistógrafos y tomógrafos, entre otros instrumentos.
 
Esta primera fase sirve para saber cuánta pared de madera viva hay y en qué condiciones. Se puede decir que el 80 o 90% del riesgo del arbolado se dictamina visualmente; el otro 10%, en cambio, a través de algún tipo de instrumentalización.

Una vez se recojan estos datos, se elaborará un informe que servirá de base para diseñar acciones que reduzcan el riesgo. En palabras de la empresa, un plan de riesgo es importante para poder disminuir o eliminar la posibilidad de que los árboles ocasionen algún incidente desagradable, entre otros, la caída de ramas.