Noticias

 
La empresa Coplasva ha comunicado al Ayuntamiento de Orduña que finalmente no se trasladará al polígono industrial de la ciudad. El pasado mes de mayo, la compañía referente en el sector de las mangueras y afincada actualmente en Saratxo (Amurrio) trasladó su intención de ampliar sus instalaciones y mover su actividad a Orduña, lo que pudo haber supuesto un empujón para el sector industrial de la ciudad. Es por ello que el Ayuntamiento de la ciudad ha lamentado esta última decisión de la empresa, que se trasladará a otra ubicación del municipio alavés.

Tras el arranque de la nueva legislatura, a mediados del mes de junio, el Equipo de Gobierno a mantenido al menos cuatro reuniones presenciales con los responsables de la empresa, la primera de ellas el 20 de junio. Además de esos encuentros, el contacto directo ha sido continuado. En su comunicado, la empresa agradece el interés mostrado y el trabajo realizado por el ayuntamiento local.

Promoción
En cualquier caso, el Consistorio continúa trabajando activamente mediante su área de Promoción Económica y Turismo para impulsar el crecimiento económico de la ciudad. En clave industrial, y con el objetivo de facilitar traslados o la implantación de otros proyectos económicos y comerciales, el Ayuntamiento ha realizado varias modificaciones en las ordenanzas que regulan las tasas y los impuestos tras la implantación de empresas. Ahora las iniciativas empresariales que superen la cantidad de 200.000 euros y que demuestren la generación de puestos de trabajo gozarán de una bonificación del 50% de la tasa, así como otras importantes ventajas en función del porcentaje de esos nuevos puestos que sean ocupados por personas empadronadas en la ciudad.

Por otra parte, cabe destacar que la entidad local continúa trabajando actualmente en varias líneas de colaboración con el Área de Promoción Económica de la Diputación de Bizkaia para promocionar el polígono industrial de La Rondina, con una ocupación casi nula en la actualidad. Esta instalación fue construída hace ahora una década por la institución foral con una inversión de 4,5 millones. Cuenta con 26 parcelas industriales y 7 de uso terciario en 135.000 metros cuadrados.