Paisaje

A los pies de la majestuosa Sierra Sálvada, la ciudad de Orduña goza de un entorno formidable que está incluido en el Catálogo de Paisajes Singulares y Sobresalientes de la CAPV. El inconfundible perfil de las cumbres que la escoltan (Iturrigorri, Bedarbide, Txarlazo, etc), así como la singularidad y la belleza de su muralla rocosa atraen a numerosos montañeros, ciclistas y amantes de la naturaleza en estado puro. Desde el borde del cantil las vistas son realmente espectaculares.
 
El color predominante es el verde intenso que le otorgan los prados de siega y cultivos en el fondo del valle, y los bosques de quejigos y hayas en las laderas de la peña. En este mismo paisaje encontramos una gran mole de piedra, conocida como el 'Pico del fraile' (Tertanga), que fue el lugar donde nació la escalada moderna en Euskal Herria.
 
Pero, sin duda, el punto más atractivo y espectacular de nuestro paisaje es el salto del río Nervión, cuyas aguas en su camino hacia Bilbao se despeñan 270 metros, formando la cascada más larga de toda la península Ibérica.
 
Estamos en una zona de transición entre los climas atlántico y mediterráneo, y las cumbres forman parte de la divisoria de aguas. El fenómeno más llamativo que afecta a las montañas de Orduña es 'el bollo', una espesa y gélida niebla que cae por el precipicio formando una gigantesca cascada algodonosa que cubre de hielo todo el paisaje. 
 

 

Sendero